Federación de Empresas de la Rioja

La FER reclama de forma urgente una mayor protección a las empresas y autónomos para salvar al tejido empresarial y el empleo

La FER reclama de forma urgente una mayor protección a las empresas y autónomos para salvar al tejido empresarial y el empleo, evitar el colapso económico e iniciar la recuperación

La Organización Empresarial indica que, de la misma manera que en el año 2008 se rescató al sistema financiero al considerarlo estratégico, ahora mismo es imprescindible que las instituciones salven con contundencia al conjunto del tejido empresarial  y  mantener el empleo de nuestra Comunidad

 

 Logroño, 7 de abril de 2020.- La Federación de Empresas de La Rioja (FER) alerta que una gran parte del sector empresarial se va a encontrar próximamente en una situación al límite que debe evitarse con urgencia, porque si no va a provocar el cierre de numerosas empresas y autónomo, así como la pérdida de miles de puestos de trabajo.

 

Es de vitar importancia comprender que el interés de los empresarios no es otro que el de conservar los puestos de trabajo en el futuro. Empresas y trabajadores nos necesitamos. Las empresas necesitan de sus trabajadores, tanto como los empleados de sus empresas. Y todos estamos realizando un gran esfuerzo por salir adelante. Si salvamos al tejido empresarial, salvaremos al empleo que sostiene.

 

La situación actual a la que nos estamos enfrentando por la crisis como consecuencia del coronavirus, ha provocado una brutal crisis de ventas en la que las empresas y autónomos, en su gran mayoría, han visto cómo sus ingresos han desaparecido  o se han reducido de forma drástica.  Frente a esta situación, el sector empresarial tiene que seguir afrontando cuantiosos pagos fijos, lo cual está provocando que su situación empiece a ser insostenible.

 

 

Así como en el año 2008,- ante la gravedad de la situación,- se adoptó la decisión de salvar al sistema financiero por considerarlo estratégico,- en la actualidad es necesaria la puesta en marcha de una serie de medidas de gran contundencia dirigidas a salvar a las empresas y autónomos y evitar el colapso empresarial y la destrucción de más empleo.

 

La inyección de liquidez es positiva, pero hay que reducir costes fijos

 

Las medidas puestas en marcha tendentes a proporcionar liquidez son positivas, pero no son la solución para un parte importante del tejido empresarial, que está necesitado de una reducción de sus costes fijos y no iniciar un mayor endeudamiento a futuro.

 

Hay que ser consciente de que muchas actividades económicas llevan más de tres semanas cerradas, y las previsiones indican que habrá una prolongación del cierre de estas actividades. Asimismo, otra importante parte del sector empresarial está trabajando a un ritmo reducidísimo que no permite soportar los costes fijos.

 

Exoneración de cuotas y cotizaciones con carácter retroactivo. Suspensión fiscal

 

Por lo tanto, se hacen necesarias la puesta en marcha de manera urgente de medidas que permitan a las empresas y autónomos reducir sus costes fijos, y para ello, es fundamental una exoneración de la cuota de autónomos y de las cuotas a la Seguridad Social mientras dure el actual estado de alarma y con carácter retroactivo.

 

Por otra parte, hay que poner en marcha con urgencia una suspensión fiscal general de todas las obligaciones tributarias para todas las empresas y autónomos, como se ha hecho ya en 22 países de nuestro entorno, mientras dure el actual estado de alarma. Además, es vital proceder al posterior fraccionamiento sin intereses de los mismos a lo largo de un año para que dichos pagos puedan ser asumibles.  Hay que destacar que no tiene ningún sentido que el próximo día 20 de abril las empresas y autónomos tengan que hacer frente al pago del IVA,  las retenciones y el pago trimestral del Impuesto de Sociedades.

 

Moratoria de los vencimientos para los préstamos. Eliminación del AJD

 

Asimismo, es imprescindible, -a semejanza de un amplio conjunto de países desarrollados,- una moratoria, mientras dura el estado de alarma, de los vencimientos de los préstamos hipotecarios que tengan las empresas y los autónomos, para aliviar sus costes fijos durante estos meses, para lo cual resulta fundamental que las entidades financieras no tengan que provisionar esta moratoria ante el Banco de España.

 

En este sentido, es necesaria la eliminación del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados en la novación de créditos hipotecarios en cuanto a la ampliación de plazos, etc..   De la misma forma que se inyectó dinero a las entidades financieras en la crisis de 2008 en la actual crisis es necesario hacer lo mismo con las empresas y autónomos.

 

Mayor flexibilidad laboral

 

En el ámbito laboral, la FER vuelve a insistir en la necesidad de dotar de una mayor flexibilidad laboral al tejido empresarial, puesto que no tiene sentido obligar a mantener los puestos de trabajo durante seis meses, si la recuperación va a ser muy lenta. Por lo tanto, regresar al ritmo normal de actividad va a llevar muchos meses.

En este complejo contexto futuro que se avecina, la obligación de mantener todos los puestos de trabajo va a provocar un nivel de cierre de empresas y cese de actividad de autónomos muy elevado, al mismo tiempo  que continúa perdiéndose más empleo.

 

Recursos con destino a la inversión pública, ayudas directas y apoyo a los sectores

 

Entre las reclamaciones de los empresarios y autónomos riojanos es necesario inyectar dinero en la economía real, -una vez que se supere la actual situación,- para reactivar con gran intensidad la actividad.

 

Para ello, consideramos necesario que la Administración regional y el Ayuntamiento de Logroño renegocien con el Estado una moratoria en el pago del soterramiento, de forma que se liberen importantísimos recursos económicos para ser destinados a inversión pública, apoyo al sector comercial y hostelero, promoción turística o ayudas directas a autónomos y pymes.

 

Medidas sin coste: planificar una ambiciosa simplificación administrativa

 

Por último, la FER reclama a las diferentes Administraciones la puesta en marcha de una serie de medidas sin coste económico alguno para las arcas públicas y que tienen un impacto muy positivo en la actividad económica.

 

Para ello hay que planificar y llevar a cabo una ambiciosa simplificación administrativa, que implique la reducción o eliminación de trabas burocráticas. De esta manera y  cuando llegue el momento de la recuperación y de la normalidad pueda ser posible reactivar con fuerza la actividad económica. Por ejemplo, la puesta en marcha de las declaraciones responsables, en lugar de las licencias es una medida viable e imprescindible

 

Desde la Federación de Empresas de La Rioja (FER), desde el conjunto de empresarios y autónomos riojanos, queremos resaltar la urgencia de la puesta en marcha de estas medidas, para proporcionar oxígeno al tejido empresarial y poder salvar el mayor número de empresas, negocios y puestos de trabajo.

 

Son las empresas y los autónomos los que crean los puestos de trabajo. Son las empresas y los autónomos los que protagonizarán la recuperación, los que regenerarán la economía.

 

Si no somos capaces de   protegerlos  con urgencia y con medidas excepcionales ante una situación también extraordinaria, los próximos meses pueden resultar un auténtico desastre. Una catástrofe económica y social histórica en cuanto a la pérdida de tejido empresarial y de empleo.

Salvando las empresas, mantenemos el empleo

Los empresarios y autónomos queremos conservar en el futuro todos los puestos de trabajo. Ese es nuestro mayor interés. Las empresas necesitamos a nuestros trabajadores, tanto como los trabajadores a las empresas. Ambos realizamos un gran esfuerzo. Solo si salvamos a las empresas, estaremos conservando los empleos.

Este sitio web utiliza cookies de terceros con la finalidad de analizar el uso que hace de nuestra web. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Más información