Federación de Empresas de la Rioja

Valoración de CPAR sobre la querella del COAR

En primer lugar, CPAR quiere poner de manifiesto el gran respeto que siente por la institución del COAR. Los constructores y promotores que integran la Asociación siempre han tenido una gran relación profesional y personal con la gran mayoría de Arquitectos colegiados en el COAR, hasta tal punto que muchos de nuestros promotores son también arquitectos del COAR.

 

Las manifestaciones contra el Decanato del COAR son simplemente una crítica a la gestión realizada por el Decano del COAR. Una crítica expresada generalizadamente por los constructores y promotores y por muchos de los arquitectos colegiados. Una crítica que nunca ha tenido ningún ánimo de ofender o atentar a nivel personal contra la fama de Domingo García-Pozuelo o de sus colaboradores más directos.

 

La crítica manifestada por CPAR en nuestra revista Construvida se incardina dentro del legítimo ejercicio del derecho de expresión, crítica e información para la defensa de los intereses colectivos legítimos de los constructores, promotores e incluso arquitectos asociados en CPAR.

 

Nuestra crítica es a la gestión realizada por el Decano del COAR, que se ha  opuesto sistemáticamente, y a veces con falsos e interesados argumentos, a cualquier desarrollo urbanístico de la ciudad, criticando todas las actuaciones llevadas a cabo por las Administraciones Públicas en Logroño: crítica a la modificación puntual del PGM de Logroño, crítica al desarrollo de los parkings, crítica al desarrollo de nuevos sectores de suelo, crítica al desarrollo del Parque Digital, crítica al soterramiento del tren, crítica al Convenio del Ayuntamiento para desarrollar el sector de ramblasque, crítica al traslado de la sede judicial al cuartel de Murrieta, etc.

 

La oposición del Decanato del COAR al desarrollo de la ciudad utilizando argumentos carentes de fundamentos se pone de manifiesto al repasar las diversas declaraciones de Domingo García-Pozuelo en el Diario La Rioja: En el urbanismo de hoy «solamente cuenta un crecimiento donde pueden estar jugando más intereses mercantiles que de otro tipo» (04-06-2006); Para el COAR el proyecto de parque digital «sólo se justifica por el beneficio económico que obtendrán sus promotores» (23-12-2006); El COAR afirma que el plan de ramblasque, «las previsiones contenidas en el convenio vulneran la legalidad vigente» (15-04-2008). Éstos son sólo algunos ejemplos de los obstáculos que el Decano del COAR ha puesto al desarrollo urbanístico y a las inversiones públicas en la ciudad de Logroño.

 

Desde CPAR, creemos que mantener sistemáticamente una postura en contra del desarrollo de la ciudad es algo que perjudica directamente no sólo a los intereses colectivos de constructores y promotores, sino también a los intereses colectivos de los propios arquitectos colegiados en el COAR. En el fondo, los arquitectos y los promotores y constructores estamos en el mismo barco: el sector de la construcción-promoción. Un sector que da trabajo directo a casi 12.000 personas en La Rioja y representa en torno al 12% del PIB regional.

 

Si el Decano del COAR considera que la crítica a su gestión resulta injuriosa es que no está preparado para recibir ninguna crítica al ejercicio de su función, a pesar de que él viene criticando cualquier iniciativa tanto del Gobierno de La Rioja como del Ayuntamiento como de los promotores y constructores.

 

CPAR quiere reiterar el gran respeto, simpatía y colaboración que ha profesado, profesa y profesará hacia la institución del COAR y hacia sus arquitectos colegiados, puesto que siempre hemos trabajado y seguiremos trabajando hombro con hombro con ellos para el mejor desarrollo urbanístico, social y económico de Logroño y de La Rioja.

 

Este sitio web utiliza cookies de terceros con la finalidad de analizar el uso que hace de nuestra web. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Más información