Federación de Empresas de la Rioja

España maniobra contrarreloj para minimizar un pago parcial de los fondos europeos, pero ya asume que es posible

Estudia si, con una nueva prórroga más allá del plazo del 20 de marzo, podría aprobar a tiempo la legislación sobre subsidio de desempleo y el resto de hitos pendientes que se atragantan

A pesar de los retrasos, las prórrogas técnicas y todo el tiempo ganado apurando al máximo la flexibilidad de los reglamentos, la negociación sobre el cuarto desembolso a España de los Fondos Next Generation se sigue atragantando y no terminará el próximo 20 de marzo.

Ese es el día en el que expira oficialmente el plazo que tiene la Comisión Europea para pronunciarse sobre la petición española, verificando uno a uno todos los hitos, inversiones y reformas comprometidas para acceder a 10.000 millones de euros.

El equipo del comisario Paolo Gentiloni no puede dar su visto bueno, no al menos al desembolso para un pago completo, porque el Gobierno no logró sacar adelante uno de los asuntos más relevantes y delicados, la reforma del subsidio de desempleo, después de que el voto en contra de Unidas Podemos lo tumbara en el Congreso. Así que asumido que no se completará, ya que además hay otra larga serie de cuestiones enquistadas también, sólo caben dos escenarios: pedir una nueva prórroga para intentar una tramitación exprés de la legislación laboral, ahora que la Ley de Amnistía parece encarrilada y tendría en teoría el voto a favor de Junts. O pedirla, pero sabiendo que ante la imposibilidad de que ese hito esté incluido habrá sí o sí un pago parcial, y deberá digerir el posible estigma político.

Este lunes en Bruselas están presentes el ministro de Economía Carlos Cuerpo, y la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz. Y por razones obvias este tema es uno de los principales en las conversaciones con las instituciones. Es evidente que no se puede reformar el subsidio de desempleo en los próximos nueve días. Es el tema más espinoso, sensible, pero los técnicos analizan estos días más de una decena de milestones a enmendar.

PUBLICIDAD

Tras un proceso bastante ágil durante los dos primeros años y medio, el cuarto desembolso se le ha complicado al Ejecutivo español. Las negociaciones son lentas, más tensas. Las reuniones más largas y con fricciones. Y por primera vez de verdad, los plazos se antojan imposibles.

CAMBIO DE DISCURSO

El Gobierno lo sabe. El mes pasado, en el mismo lugar, Cuerpo dijo que era "prematuro" hablar de pagos parciales. Y hoy ha admitido que "ambos escenarios son posibles", en referencia a fondos completos o no, restándole importancia, consecuencias o impacto económico o político. ""Con respecto al pago total o si vendrá inmediatamente o en las próximas semanas, yo creo que es sólo un elemento de diferimiento temporal de la financiación que al fin y al cabo, en el medio plazo, no tiene impacto. Lo importante es que consigamos ir cumpliendo esos hitos y objetivos", ha defendido el titular de Economía.

Las fuentes consultadas no están perfectamente alineadas en la interpretación de lo que está pasando y va a pasar. Una parte del Ejecutivo tira algún balón fuera y dice que si no habrá evaluación final el 20 de marzo es porque la Comisión Europea necesita más tiempo, ya que el trabajo técnico para analizar todos los hitos del plan español es muy complicado. Que las cosas avanzan en Madrid y que ha sido el propio Gentiloni el que ya ha pedido un mes más. El italiano ha descartado ese escenario. Puede pasar, pero no ha ocurrido aún.

Desde otra parte del Gobierno, indican que todo depende de los plazos, sí, pero no sólo de la evaluación, sino del Congreso español. Todo este proceso está pendiente de lo que ocurra esta semana con la Ley de Amnistía y del apoyo de los diputados de Junts, tanto para el Presupuesto de 2024 como para la reforma del subsidio de desempleo. Haría falta casi un milagro para cuadrarlo todo. Tendría que sacarse adelante la legislación convalidar y que los técnicos de Bruselas lo evaluaran y aceptaran en tiempo récord. Eso exigiría una prórroga de por lo menos un mes. No es imposible, pero más que complicado, porque sigue habiendo muchos otros flecos.

"La Comisión tiene hasta el 20 de marzo para dar su valoración con respecto al cumplimiento de los más de 60 hitos y objetivos del cuarto pago, que son de una gran complejidad técnica y en eso estamos trabajando en conjunto, agotando los plazos para ser capaces de tener una valoración positiva al respecto", ha explicado el ministro."El plazo vence la semana que viene y no se ha decidido ninguna prórroga", ha confirmado el comisario Gentiloni. "Avanzaremos y alcanzaremos una reforma sustancial que es vital para nuestro país y que permitiría que los beneficiarios del subsidio recibieran 90 euros más al mes", ha prometido la vicepresidenta Díaz antes de la reunión con sus homólogos europeos.

Por eso el ministerio de Economía esperará hasta el último minuto. Primero, para ver si se pudiera cuadrar el círculo. Pero si no, como les parece lo más probable, para minimizar daños en dos niveles diferentes. Por un lado, porque el reglamento de los Fondos Next Generation dice que si se aprueba un desembolso parcial porque un país no ha completado todos los hitos pendientes, empieza automáticamente a contar un cronómetro, que da seis meses para aprobar todo lo que queda pendiente.

Con el riesgo de que si no se logra en seis meses, se pierdan esos fondos. No está cuantificado exactamente cuánto sería. Hay unas fórmulas aprobadas en función de la importancia del hito, pero no está claro si sería decenas o cientos de millones de euros.

Pero además de esa razón, está la de minimizar el estigma político. Hay un par de países que han recibido ya pagos parciales, sin demasiado ruido. Pero para el país que presume desde el primer día de estar a la vanguardia del proceso Next Generation, de haber creado los estándares, de haber sido el primer en recibir tres desembolsos, sería una admisión de fracaso, por pequeño que sea, no haber sacado adelante las reformas prometidas. Y por el voto en contra de un partido de la propia coalición. Si el desembolso parcial fuera inevitable, Cuerpo quiere poder argumentar ante la Comisión que el hito está encarrilado, que es cuestión de pocas semanas, y lograr que el total de los 10.000 millones se reciba pronto. En dos tramos, pero bastante pegados y antes de las elecciones europeas.

Fuente: El Mundo

FER - Federación de Empresas de La Rioja

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para fines analíticos anónimos, guardar las preferencias que selecciones y para el funcionamiento general de la página.

Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar" o configurarlas o rechazar su uso pulsando el botón "Configurar".

Puedes obtener más información y volver a configurar tus preferencias en cualquier momento en la Política de cookies