Federación de Empresas de la Rioja

El Gobierno identifica seis grandes planes estratégicos para la economía

Los proyectos comprenden el coche eléctrico, el hidrógeno verde, la aeronáutica, la salud, la industria agroalimentaria y la inteligencia artificial.

El Gobierno tiene ya perfilados seis proyectos estratégicos en los que participará inyectando fondos europeos. Además del anuncio del coche eléctrico, que todavía tiene que aprobarse en el Consejo de Ministros, el Plan de Recuperación y Resiliencia —el documento que recoge todas las inversiones y reformas que se harán con las ayudas europeas— menciona otros cinco que tilda de preliminares: el hidrógeno de origen verde, la industria aeroespacial, la agricultura sostenible y eficiente, el uso del español en la inteligencia artificial y un sistema nacional de salud puntero. El Estado pondrá recursos y colaborará con el sector privado para lanzar proyectos que aseguren que España se convierta en un país líder en estas áreas calificadas como tractoras.

Los Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) son aquellos “de carácter estratégico con gran capacidad de arrastre para el crecimiento económico, el empleo y la competitividad”, según recoge el real decreto-ley que regula los fondos europeos y que crea esta figura. Básicamente, el PERTE es una autopista administrativa que permite agilizar todos los procesos; debe contar además con financiación privada, que se estima en el rango de unos cuatro euros privados por cada uno público, y se puede articular mediante contratos, subvenciones, consorcios o agrupaciones. Entre los criterios que se valoran para declarar un PERTE, este debe contribuir al crecimiento, remediar importantes deficiencias de mercado y tener un elevado carácter innovador o aportar un considerable valor añadido. Y pueden ser una acción concreta o un conjunto. Su aprobación se realiza en el Consejo de Ministros a propuesta del ministerio pertinente.

Por ejemplo, en el caso del coche eléctrico se considera que este será un campo de crecimiento futuro que permitiría mantener una industria muy importante y con mucho empleo de calidad. Pero para ello hace falta que haya, entre otras cosas, una fábrica de baterías que suministre y permita tener todos los elementos de la cadena de valor. Así se ha anunciado un consorcio con Seat, Volkswagen e Iberdrola para producir las pilas en España. El grupo Volkswagen ya había apuntado que estaba dispuesto a invertir 5.000 millones de euros en la fabricación de vehículos eléctricos. Pero pedía que el Estado acompañase. Con este PERTE se intenta crear un ecosistema que incluya todos los pasos, desde la batería hasta las electrolineras y el apoyo a la demanda. Ahí entra también el plan Moves, con hasta 7.000 euros de subvención por la compra de un vehículo eléctrico.

En estas condiciones, Seat se ha comprometido a fabricar un modelo pequeño eléctrico de consumo masivo. Otras marcas que también aportasen recursos serían bienvenidas, señalan fuentes de la Administración. Aparte del consorcio para las baterías, habrá otras acciones dentro del PERTE: se ayudará a la industria española de componentes, con empresas como Gestamp o el grupo Antolín, con el fin de que complete la transición al nuevo modelo, un salto que implicará mejorar la formación de sus trabajadores. Y se empezará a fomentar la conectividad de los automóviles. Es decir, la conexión a internet 5G de los vehículos, lo que a largo plazo traerá el coche autónomo, una nueva gestión del tráfico, la lectura digital de señales y otros avances que mejorarán la seguridad vial.

Al final no habrá muchos PERTE. Según fuentes conocedoras, cabe la posibilidad de que a estos mencionados en el plan se añada alguno. Pero no muchos. Como máximo, serán diez en total. Quizás habrá para el 5G, el diseño de microprocesadores con mayor eficiencia energética o para el almacenamiento en internet o nube. En general estos proyectos van de la mano y están inspirados en las siete iniciativas bandera que la Comisión Europea ha puesto en marcha para modernizar la economía comunitaria. “El Plan prevé el impulso a la participación de empresas y organismos españoles en los proyectos importantes de interés común europeo en el ámbito de la nube, los satélites, el desarrollo de microprocesadores, el hidrógeno renovable, la industria aeronáutica y de la automoción, entre otros”, dice el texto.

Escasos detalles

El detalle sobre los PERTE es todavía escaso. De hecho, algunas fuentes empresariales se quejan de la falta de claridad y transparencia en su preparación. Sin embargo, el Gobierno alega que está publicando consultas al mercado que sirven de orientación.

Según explican fuentes de Industria, el PERTE agroalimentario se centrará en acelerar la transformación de esta industria, “fomentando su sostenibilidad, competitividad, digitalización de procesos, trazabilidad, seguridad alimentaria y sistemas de calidad”.

La secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial prepara un PERTE que ayude a conseguir los objetivos de su estrategia nacional de Inteligencia Artificial. “Aunque está en fase de estudio, este incluiría su desarrollo y la innovación, promover talento en torno a esta tecnología o integrarla en los procesos productivos de las empresas”, señala.

En cuanto al PERTE aeronáutico, fuentes del sector apuntan al desarrollo de la industria del dron, para lo que el Gobierno ha contactado con empresas como Airbus o Indra. El plan de recuperación asegura que “se avanzará en la generación de capacidades industriales españolas vinculadas al futuro avión de bajas y nulas emisiones, cuyas actividades de I+D están cubiertas por el Plan Tecnológico”.

Respecto al PERTE del sistema sanitario, “se pondrá en marcha un proyecto emblemático de salud personalizada de precisión con el fin de mejorar la salud de la población”, reza el documento.

Y el Ministerio de Transición Ecológica explica que trabaja en un PERTE de renovables innovadoras, almacenamiento e hidrógeno verde. El despliegue de energías renovables precisa grandes baterías que las acumulen. También se busca convertir embalses en almacenes de energía mediante sistemas de bombeo.

Fuente: EL PAIS

 

FER - Federación de Empresas de La Rioja

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para fines analíticos anónimos, guardar las preferencias que selecciones y para el funcionamiento general de la página.

Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar" o configurarlas o rechazar su uso pulsando el botón "Configurar".

Puedes obtener más información y volver a configurar tus preferencias en cualquier momento en la Política de cookies