FEDERACIÓN DE EMPRESARIOS DE LA RIOJA

Inicio

Servicios

Nube de etiquetas

No hay salida sin reformas

Presidente de la FER, Julián Doménech, en Tribuna de La Rioja (16-1-2010)

 

La verdad es que estamos al comienzo de un nuevo año, el 2010,  que  parece por desgracia muy duro para el mundo de la empresa. Aun así nos habíamos propuesto primero observar, reflexionar,  dialogar con empresarios y otros colectivos… y con posterioridad hablar. Lo que pasa es que ocurren muchas cosas a lo largo de un día, ruedas de prensa de unos, discusiones políticas entre otros, fuerte desesperanza empresarial entre los nuestros,… que difícilmente nos permiten actuar con el sosiego que pretendemos.
 
A veces desde la FER dudamos de que realmente los políticos, de uno y otro signo, los sindicatos, los medios de comunicación,… y la sociedad en general sean conscientes de las dificultades económicas que están padeciendo los autónomos y las pequeñas y medianas empresas. Como colectivo, tendemos a ser “quejosos” por naturaleza –aún a veces en los buenos momentos-; pero resulta que cuando nuestras reclamaciones están  realmente fundamentadas como sucede en el momento presente-, no se toman en cuenta con la relevancia necesaria.
 
Tras muchos meses de crisis, hemos comprobado que España tiene casi cuatro millones de parados – La Rioja unos 21.000-, y cómo se han tramitado multitud de expedientes de regulación de empleo y se han  cerrado muchas pequeñas y medianas empresas que no volverán a abrir sus puertas.
 
Sin embargo, esto no ha provocado ningún  movimiento político serio de respuesta, ni mucho menos una política de reforma de nuestro modelo económico y empresarial. Todo lo contrario.
 
Empezamos negando la crisis, y en estos días vemos que quieren “colarnos” que ya estamos saliendo de ella. Mientras tanto, España se encuentra lejos de lo que pensábamos antes de la crisis: que éramos la octava economía del mundo. En definitiva, no se ha acometido ni una sola reforma económica de calado.
 
Eso sí, padecemos tácticas de distracción, todos los días, con la única pretensión de que no nos preocupemos de lo verdaderamente importante.  Que si  la ley del aborto, que si otro conflicto con Marruecos, que si el caso Gürtel, que si las andanzas de Belén Esteban,… O aquí, en el ámbito regional, que si la memoria histórica, que si el calendario logroñés, que si los coches oficiales….
 
Los empresarios no dudamos de la importancia de “algunas” de estos asuntos, pero no buscan más que distraernos, y sobre todo no sirven para solucionar lo prioritario, y hacernos reflexionar sobre qué vamos a vivir en el futuro en este país, en qué sectores se van a crear empresas y en qué actividades se van a generar puestos de trabajo, y cómo lo vamos a incentivar.
 
 
 
Una vez más, es necesario pedir otro liderazgo político, en el ámbito local, regional y estatal, que no se preocupe solamente de cómo continuar en el sillón o salir en la foto, para trabajar en los problemas que realmente sufren los ciudadanos. Dejando a un lado los intereses de los partidos, y se  trabaje pensando en los problemas  de los votantes,… políticos dispuestos a negociar y pactar con todos aquellos que quieran mejorar las condiciones de vida de  sus votantes, de  su partido o de los ciudadanos. Y sobre todo políticos valientes, que aborden reformas, a pesar de su impopularidad, simplemente porque crean que es la solución del proyecto de interés general que lideran. ¿Dónde  están estas personas?, ¿las conocéis?
 
Y en cuanto al liderazgo sindical, pues también pedimos un cambio. Atrincherarse y pretender mantener posiciones a pesar del cambio en el entorno francamente dificulta cualquier acuerdo. El mundo ha cambiado, por la globalización, por Internet,… o por lo que cada uno quiera. Si a una empresa no le salen las cuentas en España, directamente realiza su producción en otros países, ayudando además al desarrollo de esas economías –tema este muy social y que evita la inmigración-.
 
Por tanto, deberemos apostar primero por el conocimiento – a través de la formación y la educación-, y luego por relaciones laborales modernas, que si bien establezcan garantías para el trabajador-, permitan al empresario dirigir sus recursos humanos y hacer a su empresa competitiva, porque de no ser así se la llevará o, en el peor de los casos, la cerrará.
 
Y por último, los empresarios tenemos también que dar un paso firme adelante, profesionalizar la gestión de nuestras empresas –porque la formación también tiene que ver con nosotros-, cuidar e invertir en nuestros recursos, humanos y materiales, incluir la faceta de responsabilidad social,… Y esto lo tenemos que ir haciendo poco a poco, seamos autónomos, pequeños o medianos empresarios. Que nadie olvide el valor del empresario, que es la  persona que arriesga sus recursos –los que tiene y los que le prestan, ahora ninguno-. Sólo si fomentamos la figura del emprendedor es posible hablar de puestos de trabajo, de aportación riqueza,… y esto no se debe olvidar.
 
 
 
Julián Doménech Reverté
PRESIDENTE FER
 
 

Colaboradores

Ibercaja vodafone Banco Sabadell www.emprenderioja.es ceoe Cepyme Ceat ICO GALP SOLRED CEPSA
Este sitio web utiliza cookies de terceros con la finalidad de analizar el uso que hace de nuestra web. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Más información