FEDERACIÓN DE EMPRESARIOS DE LA RIOJA

Inicio

Servicios

Nube de etiquetas

Los empresarios riojanos cumplen

Tribuna de La Rioja, 24 de octubre de 2008. Presidente de la FER, Julián Doménech

Cada tres minutos y medio muere una persona en la Unión Europea por causas relacionadas con el trabajo. Es la negra estadística de la Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo que hoy concluye la celebración de la semana europea sobre prevención de riesgos laborales. Cada cuatro segundos y medio un trabajador de la Unión Europea sufre un accidente que le obliga a quedarse en casa tres jornadas laborales.

La seguridad y la prevención son un reto diario que nos obliga a todos a sumar, Administración, trabajadores, legisladores y empresarios. Es una responsabilidad compartida, aunque la ley sancione al empresario como figura principal. Si este esfuerzo no lo hacemos todos, no reduciremos los accidentes. Necesitamos seguir trabajando en este compromiso de concienciación sobre la importancia de crear entornos de trabajo seguros. Y para ello, en primer lugar, hemos de ser capaces de cambiar la negra estadística realizando evaluaciones de riesgos adecuados a cada apuesto de trabajo y haciendo un esfuerzo educativo desde la propia infancia.

Como presidente de la FER, he conocido durante estos años a cientos de empresarios preocupados por la seguridad, que han invertido mucho dinero en prevención y que han compartido el dolor por la pérdida de un trabajador. También he conocido a muchos trabajadores concienciados, prudentes, que saben protegerse y que se preocupan por conocer los medios a su alcance y las características de su actividad laboral, para realizarla mejor. El trabajador es un actor protagonista de la prevención. Creo que debe aportar su compromiso y su responsabilidad, su bien hacer, su sensibilidad, para construir camino en el objetivo de que el trabajo sea más seguro

Los empresarios riojanos están comprometidos con la prevención y la seguridad, porque su ausencia les origina un coste demasiado elevado, pero principalmente porque las personas y las vidas humanas, su protección, su salvaguarda, su bienestar, son el principal compromiso de la empresa y del empresario y evidentemente la condición más favorable para el progreso, el crecimiento y la productividad empresarial.

Los empresarios cumplen con la ley, aunque la ley no está de su parte, La Ley de Prevención de Riesgos Laborales es anticuada y no se adapta a las pequeñas y medianas empresas, la mayoría de nuestro tejido empresarial. La Ley mira igual a una multinacional de miles de trabajadores que a una pequeña empresa de una veintena de empleados. Las realidades son diferentes, pero la legislación se aplica con el mismo rigor administrativo. Quizás sería bueno introducir en serio en este debate la necesidad de una reforma o de una adaptación, que persiguiera como objetivo la reducción de la siniestralidad. No hay empresario que prefiera una sanción por no cumplir las normativas legales, pero la actual ley no facilita las cosas, porque no incide en cada tipo de actividad

No hay empresarios que prefieran poner en riesgo a su activo más esencial, que son las personas. No hay empresarios que prefieran asumir el coste económico o la sanción más enérgica por parte del legislador. No hay empresarios que crean que eludiendo la ley se desarrollará mejor y de forma más productiva su actividad. En La Rioja, las relaciones laborales son estrechas y fluidas, el empresario es en la mayoría de los casos un trabajador más, conoce a sus empleados con nombres y apellidos y un accidente es una tragedia humana y un gran quebranto empresarial y personal.

Esto quiere decir que la prevención y la seguridad son valores intrínsecos que la empresa cultiva y quiere seguir cultivando, aunque los índices periódicos de fallecidos y de heridos se empeñen en querer demostrar lo contrario. Tenemos un largo camino que recorrer en el futuro, como es de justicia reconocer. Los accidentes son inadmisibles.

Hay una falacia comúnmente extendida en algunos sectores laborales que manifiesta que la temporalidad o la subcontratación son factores de mayor siniestralidad. Nada más alejado de la realidad. Ambas están perfectamente reguladas en nuestra legislación y ambas son prácticas necesarias y saludables en cualquier actividad laboral y empresarial.

En prevención de riesgos laborales, deberíamos anteponer una visión responsable de las causas de la siniestralidad, que atarearnos en echar más leña al fuego.

Julián Doménech Reverté

PRESIDENTE DE LA FER

Colaboradores

Ibercaja vodafone Banco Sabadell www.emprenderioja.es ceoe Cepyme Ceat ICO GALP SOLRED CEPSA
Este sitio web utiliza cookies de terceros con la finalidad de analizar el uso que hace de nuestra web. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Más información