FEDERACIÓN DE EMPRESARIOS DE LA RIOJA

Inicio

Servicios

Nube de etiquetas

La vergüenza va en raíles

Artículo del presidente FER, JUlián Doménech, en Tribuna de La Rioja, domingo 28 de junio de 2009

Hablemos claro: La Rioja ha sufrido, con ministro o sin ministro riojano de obras públicas, un olvido histórico en sus infraestructuras de comunicaciones. Y esto no es ni una responsabilidad de tal o cual formación política, ni de tal o cual institución pública. Todos debemos estar avergonzados.

El tren de altas prestaciones o de alta velocidad, o como quiera llamarse, adolece del mismo problema. Llegaremos mal y tarde y esto parece que nadie es capaz de remediarlo. Los aragoneses tienen AVE y duplicada una gran parte de su tramo de la 232 y Navarra ya tiene firmado su convenio con Fomento. La Rioja no cuenta en los planes a corto plazo y esta es la cruz que los riojanos tenemos que soportar. No obstante, acabamos de conocer el anuncio del Ministerio de Fomento de licitar el proyecto del tramo riojano para este año. Esperemos que se cumpla lo prometido.

En materia de infraestructuras, lo que ha sucedido en los últimos años ha sido un fiasco y lo que está por venir tiene mala pinta. Nos fue mal con la estación de mercancías de Arrúbal; el tramo que falta en la conexión con la Autovía del Camino hacia Pamplona, la liberalización de la autopista; hay controversia con la futura autovía Calahorra-Arnedo; problemas en el desdoblamiento lentísimo de la 120 hacia Burgos, la autovía Tudela-Medinacelli que ni toca La Rioja… Y ahora el tren de alta velocidad. Demasiados déficits.

Casi siempre predominan las estériles disputas políticas y electorales cuando se aborda el transcendental tema de las infraestructuras. Y se llega incluso al absurdo de hacerse fotos surrealistas en la inauguración del túnel de Piqueras. En un lado los socialistas y en el otro los populares. Esto no es lo que se merecen ni los riojanos, ni los empresarios, ni los trabajadores. Pero ocurre cuando uno está más pendiente del rédito electoral que del interés general.

Como presidente de la Federación de Empresarios de La Rioja (FER) echo de menos un Pacto Regional por las Infraestructuras, el sueño de compartir una visión común de La Rioja en esta materia, que hipoteca el desarrollo y el futuro de nuestra región. Un pacto auténtico y honesto que involucre a todos los partidos y a todos los agentes sociales y económicos en una causa común. Si no es así, seguiremos mereciendo lo que tenemos, que no es otra cosa que estar en la tercera división de las infraestructuras, una Comunidad de segunda o tercera velocidad que resalta poco en el mapa. Así nos va.

En el caso que nos ocupa, el tren, es otro capítulo de lo mismo. Los empresarios riojanos observamos con dolor que otras regiones nos llevan la delantera. Y nuestra prosperidad quedará una vez más mermada. Es cierto que Navarra o el País Vasco tienen un régimen especial, pero habría que echar un vistazo a otras regiones uniprovinciales que juegan en categoría de honor.

Aprovechando que la obra del soterramiento del ferrocarril a su paso por Logroño está a punto de iniciar su primera gran fase, el eje Castejón-Logroño-Miranda debería ser una prioridad para nuestros gobernantes. Es el momento de hacer esa gran apuesta ferroviaria que todos queremos y necesitamos.

La obra pública más ambiciosa de la historia de La Rioja debe ir acompañada de su correspondiente vía rápida. Mejor un AVE que una línea de altas prestaciones por donde pasarán indistintamente pasajeros y mercancías. Otra vez nos podemos equivocar.

La Rioja es reducida en el mapa geoestratégico español, pero su tamaño no debe desdeñar su importancia. La Rioja es un núcleo prioritario del Valle del Ebro, uno de los ejes económicos más importantes del país. No tener un tren de alta velocidad es disminuir importancia al futuro desarrollo económico y empresarial de la zona.

Hagamos de las infraestructuras y del ferrocarril un asunto fundamental para la región. La FER estará a la cabeza de cualquier tipo de reivindicación. Sin reparar en el color político. Ya dimos una lección con los sindicatos UGT y CC.OO al resto de nuestra clase política, más dedicada a la dialéctica y a la confrontación partidista que a trabajar.

Seamos capaces de trabajar en un destino común y en tener unas infraestructuras acordes a las necesidades de nuestra tierra. Si no es así, me temo que volveremos a perder el tren.

Julián Doménech Reverté

Presidente de la FER

Colaboradores

Ibercaja vodafone Banco Sabadell www.emprenderioja.es ceoe Cepyme Ceat ICO GALP SOLRED CEPSA
Este sitio web utiliza cookies de terceros con la finalidad de analizar el uso que hace de nuestra web. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Más información