Federación de Empresas de la Rioja

Boletín de Información Económico Financiera 12/2013

Normas de Registro, Valoración e Información a incluir en la Memoria de las Cuentas Anuales sobre el deterioro del valor de los activos. Resolución de 18 de septiembre de 2013

El Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) en su Resolución sobre el deterioro del valor de los activos, dicta normas de registro y valoración e información a incluir en las memoria de las cuentas anuales sobre el deterioro del valor de los activos, que entrará en vigor el próximo 1 de enero de 2014 y que será de aplicación para los ejercicios que se inicien a partir de dicha fecha.

La Resolución se divide en seis normas:

Primera. Objetivo y ámbito de aplicación

La aplicación de esta Resolución es obligatoria para todas las empresas, cualquiera que sea su forma jurídica, tanto en la formulación de las cuentas individuales como, en su caso, en la elaboración de las cuentas consolidadas.

Segunda. Deterioro del valor de los activos

Define “deterioro” como la pérdida estimada en el valor de un activo que representa la dificultad de recuperar, a través de su uso, su venta u otra forma de disposición, la totalidad de su valor contable. En consecuencia, un activo se ha deteriorado cuando su valor contable es superior a su importe recuperable, entendido éste como expresión de los beneficios futuros que se obtendrán del activo.

Las estimaciones deben realizarse con imparcialidad y objetividad, maximizando el uso de los datos observables de mercado y otros factores que los participantes en el mismo considerarían al fijar el importe recuperable de un activo, limitando en todo lo posible el empleo de consideraciones subjetivas y de datos no observables o contrastables. Se deberá informar en todo caso en la memoria de los hechos y circunstancias que soportan las valoraciones de la empresa, permitiendo con ello que un tercero pueda formarse un adecuado juicio sobre la racionalidad de las estimaciones que se han utilizado para formular las cuentas anuales.

Tercera. Deterioro del valor del inmovilizado material, las inversiones inmobiliarias y el inmovilizado intangible.

Se apuntan las líneas generales de la metodología que debe emplearse para estimar el importe recuperable de los activos, en sintonía con la NIC 36 “Deterioro de valor de los activos” adoptada por la Unión Europea.

Esta norma establece la obligación de que, al menos al cierre del ejercicio, la empresa evalúe si existen indicios de deterioro de algún activo, en cuyo caso deberá estimar su importe recuperable efectuando las correcciones valorativas que procedan, proporcionando para ello una lista no exhaustiva de dichos indicios. Asimismo define “importe recuperable” de un activo como el mayor entre su valor razonable[1] del activo deducidos sus costes de venta o su valor en uso[2].

A efectos de cálculo de este último, la Resolución establece que ha de entenderse por “tipo de interés de mercado sin riesgo”, esto es, el tipo de interés de menor riesgo relativo al entorno económico donde la empresa desarrolle su actividad (la rentabilidad de la Deuda Pública española para las empresas que desarrollen su actividad en España) y concluye, expresamente, que las subvenciones pendientes de imputar a la cuenta de pérdidas y ganancias formarán parte del valor en uso del activo.

Otro aspecto relevante es el criterio a seguir para comprobar el deterioro de una Unidad Generadora de Efectivo y realizar la distribución del fondo de comercio y los denominados “activos comunes” entre varias unidades generadoras de efectivo. A estos efectos, lo que procederá es analizar el importe recuperable del conjunto y, en su caso, contabilizar la baja del fondo de comercio antes de reconocer una pérdida por deterioro en otro elemento patrimonial de la Unidad Generadora de Efectivo, salvo que existan indicios de deterioro de un elemento identificable que se mantenga para ser enajenado, o cuando dicho elemento genere flujos de efectivo de forma individual, pero por motivos prácticos se hubiese incluido en la unidad.

Cuarta. Deterioro del valor de los activos financieros

Se presentan los criterios para contabilizar el deterioro de valor de los activos en función del criterio seguido para la valoración posterior del instrumento financiero (coste amortizado, coste o valor razonable), haciendo compatible en una misma exposición el desarrollo de los criterios en materia de deterioro de valor de contenidos en el PGC y en el PGC-pymes.

  • Activos financieros valorados a coste amortizado: En el cálculo de las pérdidas por deterioro se podrán utilizar modelos basados en fórmulas o métodos estadísticos. Alternativamente, es decir, cuando la empresa no haya desarrollado métodos estadísticos para realizar la evaluación colectiva o global del deterioro, la Resolución introduce una presunción de pérdida por deterioro del conjunto de la cartera de créditos comerciales, que deberá estar dotada al cierre del ejercicio.

En relación con los efectos de la declaración de concurso del deudor, concluye la Norma que este hecho no suspende el devengo de intereses que deberán reconocerse como un derecho de cobro, al margen de que simultáneamente la empresa deba evaluar si dicho importe será objeto de recuperación y, en su caso, contabilice la correspondiente pérdida por deterioro.

  • Activos financieros valorados al coste: El criterio a seguir será considerar la inversión en una empresa del grupo como un activo que genera flujos de efectivo de forma individual.
  • Activos financieros valorados a valor razonable con cambios en el patrimonio neto: Se presume que existe evidencia objetiva de deterioro cuando se produzca un descenso prolongado durante un año y medio en el precio de cotización, o de forma significativa si la cotización de la acción cae un 40%. Siempre que exista evidencia objetiva, las pérdidas acumuladas reconocidas en el patrimonio neto por disminución del valor razonable, se reconocerán en la cuenta de pérdidas y ganancias.

Quinta. Existencias

La Resolución establece que el análisis del deterioro se realizará por cada una de las categorías de existencias y, en el caso de existencias de servicios se analizará el deterioro por cada uno de los servicios con precio de prestación independiente.

La correspondiente corrección valorativa (reconocimiento de gasto en la cuenta de pérdidas y ganancias) será obligatoria cuando el valor neto realizable de las existencias sea inferior a su precio de adquisición o coste de producción.

El texto completo de la Resolución se puede consultar aquí

 


[1] Valor razonable: Importe por el que puede ser intercambiado el activo, entre partes interesadas y debidamente informadas que realizan la transacción en condiciones de independencia mutua.

[2] Valor en uso: Valor actual de los flujos de efectivo futuro esperados, a través de su utilización en el curso normal del negocio y, en su caso, de su enajenación u otra forma de disposición, teniendo en cuenta su estado actual y actualizados a un tipo de interés de mercado “sin riesgo” ajustado en su caso por los riesgos específicos del activo que no hayan ajustado las estimaciones de flujos de efectivo futuros.

FER - Federación de Empresas de La Rioja

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para fines analíticos anónimos, guardar las preferencias que selecciones y para el funcionamiento general de la página.

Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar" o configurarlas o rechazar su uso pulsando el botón "Configurar".

Puedes obtener más información y volver a configurar tus preferencias en cualquier momento en la Política de cookies